GIMP O EL REINO DEL MAL

Krita es racional, agradable, a pesar de tener algunos fallos que pulir. 
Krita y #@%!!Gimp.

Hoy he estado usando tímidamente Krita para editar imágenes, cambiar formatos, etc. Me encanta Krita, por su estética, por su funcionamiento... hasta tiene muchos de los atajos de teclado de Photoshop.

También he usado Gimp hoy. Para una tarea increíblemente simple. Y como siempre, he acabado de los nervios.

¿¿QUIÉN HA DISEÑADO GIMP?? ¿¿MEFISTÓFELES?? ¿¿CTHULU?? Gimp parece pensado para desesperar y desanimar de toda iniciativa al ser humano. Para extirpar toda la alegría de su corazón. Para drenar las ganas de vivir.



Su interfaz hace justo lo contrario que se esperaría. ¿Que quieres guardar la imagen que has abierto y tiene formato JPG? Pues ¡te aguantas! Tienes a elegir "EXPORTAR" al rarísimo y exótico formato JPG, o PNG, o bien la posibilidad de sobreescribir el archivo original en JPG. Da igual que la hayas abierto en ese formato sin pegas. ¿Que quieres mover un detalle ínfimo de una imagen? ¡Tranquilo! ¡El manejador será muchísimo más grande que el área seleccionada! Tan grande, de hecho, que te quedarás varios segundos mirando esos enormes cuadrados e intentando adivinar qué esconden en medio. Sí, justo esconden el área que pretendías colocar con precisión unos milímetros más acá.

A su lado, los oscuros comandos de los editores de texto más espartanos son pura poesía. A su lado, hasta el Paint de Windows es un prodigio de usabilidad. Incluso, Tuxpaint se perfila, a su lado, como una cómoda herramienta profesional de dibujo.

En fin. Al próximo que me diga que Gimp le mola lo denunciaré a la Santa Inquisición. Por mala persona. Por tener el diablo dentro del cuerpo...

En serio. Espero que algún día a alguien se le ocurra reescribir la interfaz de Gimp desde cero. No conozco cosa más anti-intuitiva.

Bueno, sí. La forma de ordenar la cocina de alguna gente, que pone lo más utilizado en la alacena más alta e inaccesible y la máquina para pelar piñas en el primer cajón.  Ahora hablando en serio, no dudo que Gimp sea capaz de todas esas proezas que se le atribuyen. Conozco artistas y diseñadores que lo utilizan sin despeinarse. Pero para mí es justo lo que no debería ser un programa Open Source. Porque de abierto no tiene nada. Su interfaz (que ha mejorado no obstante desde sus primeras y mucho más crípticas versiones) es desastrosa. "Horrible", "la peor interfaz de usuario del mundo", "puto cáncer"... se comenta por ahí. Por supuesto un ser humano cuenta con la inteligencia y adaptabilidad biológica suficiente como para llegar a usar Gimp sin vomitar cada vez. Pero para la mayoría de usuarios que algún día dan con Gimp buscando alternativas a otros progamas como Photoshop, la sensación de haber encontrado el MAL sobre la Tierra les desanima para plantearse nunca más dejar de piratear cosas o separarse de las dulces garras de mamá Windows.
Creo que mientras los desarrolladores no se planteen de verdad deshacerse de esa horripilancia, que no tiene idea alguna aprovechable, Gimp seguirá siendo un programa potente, sí, pero muy minoritario.
La (muy mejorada) interfaz de Gimp 2.8.
Incluso un programa pequeño, minoritario y potente, con una interfaz anticuada y fea hasta rabiar como FONTFORGE dispone de una serie de aditamentos que lo embellecen un poco. Pero sobre todo, sobre todo FontForge se toma en serio al individuo que se pasará horas usando la aplicación. No es que sea un programa con una rápida curva de aprendizaje, pero FontForge dispone de un reparto de menúes y funciones más o menos racional, más o menos cómodo. En fin. No sé si esto servirá de mucho. Yo en el fondo sí creo en la necesidad de proyectos como Gimp, que tan necesarios son para cubrir la enorme laguna que Linux tiene como plataforma para artistas. Pero quizá la actitud "a la defensiva" que muchos usuarios toman respecto a Gimp simplemente porque es open source le hace un flaco favor a la causa. ¿No sería mejor criticar los fallos que este programa tiene (básicamente su espantosísima interfaz) para lograr que mejore y se posicione como una verdadera alternativa a Photoshop para todo el mundo? Yo amaría a Gimp si se pudiera de verdad elegir, de forma sencilla, entre la interfaz para enfermos mentales y una nueva interfaz pensada con cierta lógica y teniendo en cuenta la usabilidad de productos de la competencia, que Krita sí está sabiendo adoptar sin perder su identidad.