Capturas de pantalla

Estos días, mi hijo José (de 12 años) me pidió que le revisara su ordenador. Según parecía, tenía /home demasiado lleno, pero no entendía muy bien por qué.

Cuando me puse a revisarlo, fui directo a la carpeta de imágenes, porque suele estar ahí el mayor consumo de espacio. Y lo que encontré me dejó estupefacto.

José se acostumbró a hacer constantemente capturas de pantalla. En Cinnamon 2.x basta con pulsar ImprPant y el sistema guarda el pantallazo sin hacer una sola pregunta.

El problema es que "Imágenes" no podía siquiera abrirse. Usé la terminal y "ls" me daba un scroll interminable de imágenes tituladas "Captura de pantalla de...", que para más inri estaban en formato png. Que será todo lo guay que se quiera, pero ocupa unas cuatro o cinco veces más que un jpeg de la misma imagen.


Había en total unas 17900 capturas de pantalla. Cada día José saca varias capturas para ir registrando lo que va haciendo en el PC. Pero evidentemente, tantas capturas hacen que consultar posteriormente todo ese ingente archivo sea imposible.

Total, que había una carpeta con capturas en formato xpm (de unos 4 MB cada una) y trasladé todas estas a otra carpeta. En total, más de 20 GB de capturas de pantalla. Al pasar Baobab para comprobar gráficamente la ocupación de espacio, vi que dentro de la carpeta de Minecraft había otro almacén de capturas en formato png que ocupaba también otros 10 GB.

En ese ordenador tengo insertado un HD de 2 TB, pero está casi lleno. Así que lo primero que hice fue pasar la carpeta con unas 2700 imágenes en formato xpm a ese disco grande, y una vez liberados esos valiosos 10 GB me dediqué a transformar todas esas imágenes a formato jpg para que ocuparan menos y resultaran más manejables.

Esto me ha permitido aprender muchas cosas nuevas. Por ejemplo:

Reducir imágenes al 50% de alto y ancho. 

En concreto, mediante esta operación conseguí transformar imágenes con extensión .xpm de 4 MB cada una a unos 500 KB. Interesante. Este es el comando:

$ mogrify -resize 50%

Cambiar formato por lotes con Imagemagick.

Yo uso mucho Imagemagick, por ejemplo para transformar una carpeta con imágenes en un hermoso PDF. O al revés. O para crear versiones jpg de pesados documentos de Photoshop.

Pero hablamos de una carpeta con más de 2500 imágenes pesadas o 17000 imágenes de tamaño medio. Aquí no sirve simplemente teclear "convert", porque cuando hay tantísimas imágenes el ordenador llega a atascarse con este comando. Imagino que en lugar de ir procesando una a una, convert hará una lista de todas ellas o algo así. El buen comando para esto ha sido nuevamente mogrify:

$ mogrify -format jpg *.png

Además, conserva los nombres de archivo, cambiando solamente la extensión después de convertir. La pena es que no conozco la manera de que automáticamente se vayan eliminando las imágenes originales al convertirse. Pero en fin, paciencia y listo. Cuando, después de varias horas y alguna que otra interrupción conseguí convertir todo y pude borrar los png originales.

Debo decir que abrir una carpeta con más de 17000 imágenes en ese ordenador (un CoreDuo de los primeros) me obligaba a esperar varios minutos. Para no tener que esperar tanto, instalé un gestor de archivos muy ligero, llamado xfe.

Gracias a XFE pude borrar las imágenes en .png que ya se habían transformado para poder evitar que mogrify volviera a convertir los archivos ya convertidos. 

Y finalmente, una vez liberados nada menos que 29 GB de espacio en /home, he buscado información sobre
cómo cambiar la carpeta por defecto de gnome-screenshot (el programa de capturas de pantalla de Cinnamon) y también el formato, de png a jpg, ya que no sirve simplemente editar el guardado en el cuadro correspondiente del programa.

Para acceder a esta configuración he instalado dconf-editor y luego, como se indica aquí, buscar org > gnome > gnome-screenshot y cambiar ahí formato de png a jpg y cambiar asimismo el lugar
de guardado por defecto.  Debo decir que en Cinnamon 2.x no se puede cambiar el tipo de archivo para que gnome-screenshot guarde directamente en formato jpg, ahorrando así un espacio muy necesario.

Ahora estoy peleando con RemixOS y su primo nuevo, PhoenixOS, sistemas operativos que van un paso más allá en el modo de traer Android a los PCs.