Eternidad

Si hay una definición gráfica de eternidad, es quizá esta:

Para mí esta desesperante pantalla tiene un efecto terapéutico. Cuando me veo obligado por una web oficial a tener que irme a Windows para poder hacer un trámite, me acuerdo de por qué ya no uso ese sistema. Y los disgustos que tengo con Linux de vez en cuando se me pasan. Mano de santo, oiga.

La otra cosa que me consuela de las pequeñas incomodidades del pingüino es cuando se va la luz y estaba trabajando con un disco duro externo. Volver a enchufar y que no se hayan perdido carpetas enteras, gracias a EXT4, da gusto. Cierto que con algunas utilidades windowseras las carpetas reaparecen casi siempre... pero NTFS sigue dándome yuyu.