Android-x86 en un Toshiba NB200


¿Os acordáis de los miniportátiles que se entregaron en colegios e institutos en la era Zapatero? Pues mi hija fue de las últimas en recibirlos, al llegar en 2010 a Andalucía. Como ella es más bien cuidadosa, aún lo tiene.

En principio el aparatito no está nada mal. El Toshiba NB200 14Q tiene un disco duro generoso, una memoria ampliable a 2 GB, un procesador ATOM...


En origen venía con Guadalinex-EDU preinstalado. El problema de Guadalinex en esta versión es que la instalación venía capada, limitada a lo que la Junta de Andalucía tenía a bien proveer. No obstante, el trabajo de los informáticos de la Junta fue muy bueno y el portátil apenas se notaba recortado en su uso diario como herramienta e incluso permitía instalar (gracias a Wine preconfigurado) pequeñas aplicaciones de Windows que los profesores utilizaban en clase... o los juegos que a los chavales les molaban.

Pero claro, el tiempo pasa y después de unos años la distro original se anquilosa como todas las que no son rolling. Así que tras muchas pruebas, el ordenadorcito se quedó con Manjaro, y una partición extra para pruebas, por las que fueron pasando diferentes miembros de la gran familia Debian/Ubuntu: LMDE, SolydX, Crunchbang, Lubuntu, Elementary, LXLE, de nuevo Guadalinex Edu... pero ninguno funcionó sin problemas como Manjaro.

Así que teníamos una partición con Manjaro y otra que no terminaba de cuajar.

Y de repente se me encendió la luz: ¿Por qué no probar otro Linux que no sea exactamente Linux? Ahora entenderéis por qué lo digo.

Y sin más, tras hacer unas pocas pruebas con su Live, me decidí a instalar Android x-86 en esta segunda partición.

El primer problema vino con el GRUB, pues el grub de Manjaro no reconoce Android y el de Android no reconoce Manjaro. Así que tras documentarme un poco introduje unas modificaciones en el archivo /etc/grub.d/40_custom y tras unas correcciones (especialmente indicar la partición mediante números) conseguí el ansiado arranque dual.

En realidad Android x86 tiene algunos problemillas todavía en este miniportátil. Bugs como que el altavoz no funciona y hay que enchufar unos cascos o un altavoz externo (aunque el poco volumen del aparato casi obligan a ello también en Manjaro) o bien la cámara, que se cierra siempre aunque había conseguido usarla con la Live. En  realidad he instalado una RC2 de Android 4.4, así que espero solucionar esto en próximas ediciones.

Pero en fin, quitando estos dos bugs más molestos que graves, el equipo va de perlas. Buena velocidad, la posibilidad de usar la mayoría de programas Android, aunque al ser un portátil sin pantalla táctil, los programas que solo funcionan en posición vertical son un tanto fastidiosos.

En fin, que mi hija está pudiendo sacar mucho más partido a este equipo. Cuando hace falta trabajo "serio" se pone con Manjaro XFCE en su última versión. Y cuando quiere usar apps de Android, entra con Android. Pese a los bugs comentados, es plenamente funcional y le permite instalar apps que su viejo Android ZTE Skate no puede por su antigüedad.

Bien por el equipo de Android x-86. Y bueno, ya sabéis ahora porque digo Linux sin ser exactamente Linux. En realidad es Linux también,
pero no es GNU-Linux.