Reinstalación

Mi Manjaro (Openbox+XFCE+LXDE en apenas 6 GB)
Al final uno tiene que reconocer los errores. Los sistemas operativos tienen bugs, pero muchas veces cuando fallan, el problema lo hemos provocado nosotros. Mucha gente echa pestes contra los aparatejos y sus locos sistemas operativos, pero cuando analizas el problema atentamente descubres que el móvil empezó a fallar porque el usuario instaló 15 juegos cargaditos de adware, o que si el PC no arranca es porque su dueño tiene la "sana" costumbre de apagar usando el interruptor de la regleta donde está todo enchufado.

En mi caso, me temo que mis "horas bajas" con Chakra Linux fueron provocadas por mí mismo, al menos en su mayor parte.



Para los windowseros esto es normal.
Lo digo por experiencia.
Un sistema operativo moderno es algo extremadamente complejo. El arranque del ordenador implica muy diferentes procesos como la carga de controladores de dispositivos, bibliotecas (librerías), rutinas varias, diferentes capas de ejecución... si revisamos el contenido de la carpeta de sistema de un S.O. actual con entorno gráfico, encontraremos no menos de 100.000 archivos y unas 10.000 carpetas. Es decir: todo un auténtico sistema finamente compensado e interconectado en el que el equilibrio puede romperse con el más mínimo cambio. Aunque el desarrollo es muy gradual y participa muchísima gente, siempre es posible que se cuelen errores (los bugs) y de hecho no hay sistema operativo libre de ellos. La manera de solucionar estos bugs es ir sacando actualizaciones que contienen parches parciales o bien actualizaciones del sistema completo.

Siempre es un placer poner cartelitos
de Apple... por su diseño, claro.
Si hay algo crítico en cualquier S.O. (muchos usuarios de iPhone lo comprobaron con el malogrado iOS 8.0.1) es el momento de la actualización. En algunos sistemas operativos las actualizaciones son constantes (es lo que en Linux se llama Rolling Release) y es común que haya actualizaciones semanales o incluso diarias. En otros es necesario esperar a la siguiente versión (como en Android).

Esto en cuanto al sistema, pero cada programa tiene su propio ritmo de actualizaciones diferente. ¿Cómo evitar incompatibilidades?
En Linux tenemos la ventaja de que normalmente se instalan muy pocos programas fuera de los "repos" (repositorios) oficiales de la "distro" (distribución Linux). Eso hace que si un programa, utilidad o driver en concreto rompe el sistema los mantenedores de la distro lo detecten y esperen a solucionar el bug antes de poner el paquete a disposición de los usuarios. En Windows cada programa es independiente y cada incompatibilidad debe ser comprobada por el editor del software antes de sacar una nueva versión. Pero hay tantas versiones compatibles de Windows y tantas posibles combinaciones de drivers, firmwares, componentes de hardware en los PCs, etc, que es muy difíci no encontrar usuarios con ataques de nervios.

Una de las mega-actualizaciones de Chakra.
Interesante pero siempre arriesgado.
Pues bien. Chakra Linux es un tipo de Linux que viene preparado para funcionar con un solo escritorio (KDE) y que para evitar las incompatibilidades entre QT (las librerías/bibliotecas de KDESC) y GTK (las de Gnome y semejantes) mantiene todo lo de GTK encerrado en un "ghetto", sin que pueda acercarse siquiera a KDE. Aunque Chakra Linux se basa en Arch hace tiempo que mantiene una división de repositorios y una distribución estructural en cuanto a sus carpetas de sistema diferente a la de Arch Linux. Por eso no es muy buena idea instalar "a las bravas" paquetes .tar.xz bajados desde el enorme, apabullante wiki de Arch.

Y ese fue mi pecado. Comencé a instalar programas GTK de Arch, primero observando todas las precauciones apartheideras aconsejadas desde los sitios web de Chakra. Pero luego ya me confié y fui añadiendo cosas "a lo loco".

Y claro, llegó un momento en el que las cosas empezaron a fallar. Todo iba bien hasta que se actualizó Chakra y se añadieron los nuevos drivers nvidia. Ese fue el momento clave. El sistema empezó a no reanudarse correctamente tras una suspensión rutinaria (bajando la tapa del portátil) y tuve que prescindir de kwin en favor de Openbox para evitar el problema. Lo siguiente fue que Photoshop en Wine empezaba a hacer cosas raras: las brochas no funcionaban con la tableta gráfica. Y el punto de no retorno, cuando me dije: "hay que reinstalar" fue cuando el propio Dolphin, un programa fundamental en KDE (nada menos que el navegador de archivos) se quedaba congelado de repente.

Y ya reinstalé. Para evitar más quebraderos de cabeza, renombré la carpeta de mi usuario. Por lo general suelo reinstalar KDE con el mismo usuario pero ahora quería un sistema limpio. Quería empezar de cero.

Y bien, he solucionado los tres problemas. Pero es cierto que Chakra ha sacado una versión "mala". Justo el día que reinstalé, pocas horas después, apareció en la web de Chakra la ultimísima versión: Euler. Y ¡qué mejor!, pensé yo. La bajé, la metí en un pendrive USB...

Pues no arranca con los drivers privativos nvidia. Y no soy al único que le pasa.

Chakra Euler comenzando con mal pie.
De un tiempo a esta parte el arranque de Chakra (y el de Manjaro) se ve afectado no sé por qué extraño fallo y se demora más de un minuto y medio en labores extrañas como intentar montar una unidad inexistente. Son malos tiempos para ambas distros. A Manjaro se le han ido muchos desarrolladores (dicen, aunque yo la veo potentísima) y Chakra ya no tiene la popularidad de hace unos años, en favor de una bifurcación suya (KaOS) aún más elitista. Pero según parece el lío puede venir por el famoso systemd, nuevo inicio de Linux para la mayoría de distros actuales. O de una falla de seguridad descubierta para todos los sistemas tipo Unix (MacOS incluido)... en fin. Supongo que en unos meses la cosa se habrá solucionado, pero por momentos me estoy planteando cambiar a OpenSuse, Fedora o incluso volver a Mint KDE... Es lo malo de las distribuciones pequeñas como Chakra. Que a veces son justo lo que buscabas y otras te decepcionan durante un tiempo o incluso desaparecen.

Cabrocontador de demora en el inicio de Chakra
y de Manjaro desde hace un tiempo...

En fin, que a veces incluso toca reinstalar las distribuciones "rolling release" que supuestamente se mantienen sanas sin tener que renovar todo el sistema. Yo aquí no te voy a vender que Linux sea perfecto. Tiene fallos. Sólo que por mi forma de ser prefiero -actualmente- los fallos de Linux que los fallos de otras plataformas.